dissabte, 9 de maig de 2015

8 abril del 2015
LA QUARTA PARET
Autor : Sorj Chalandon
Col·lecció: Mirmanda, 130
ISBN: 978-84-15835-50-9
Traducció: Josep Alemany
Llengua original: Francès





 .
Esta vez por causas de que en la libreria se estaba filmando un anuncio de GAES la tertúlia se hizo en el Restaurante El CHANFLAN  de la calle Urgell. eramos esta vez 16  .
.
A Neus, le gustó mucho, un libro incomodo que llega  coincidiendo con el atentado de Charlie Hebbo y se explicó  para quien no lo supiera que significa la cuarta pared  :una obra de teatro transcurre alrededor de las tres paredes del escenario: izquierda, derecha y el fondo. Sin embargo, podemos considerar que hay una "pared" adicional, y ésta sería la "pared" que imaginariamente separa al público de los personajes. Entonces, si un actor se dirige hacia la audiencia para interactuar con ella, se produce lo que se llama la "rotura" de la cuarta pared.

El libro  es una tragèdia donde se mezcla una historia  real con hechos vividos por el autor con personajes que no son ni buenos ni malos pero si con muchos claros oscuros 
Es representar Antígona en un Beirut en guerra, en la versión que Jean Anouilh estrenó en el París ocupado por los alemanes. Los actores tienen que ser representantes de las diferentes comunidades que configuran el Líbano contemporáneo (drusos, sunnitas, chiítas, cristianos maronitas, palestinos…) 
la figura de’Antígona, un mito que se mantiene  intacta a lo largo de los siglos, la luicha contra la intriga y la crueltad
.
Me llamó la atención que Pilar nos escucha con atención porque según ella le costó diferenciar las diferentes religiones , a muchas de nosotras este libro nos cortó la respiración

Como continuación a lo conversado con  Carmen Roubillard, nos envía un trozo de entrevista de S. Chalandon en relación a la escena del helado con su hija.... comentado en la tertúlia.

-Una especie de terapia, entonces...
-Sí, pero no me gusta la palabra. Yo estaba envenenado y tenía que expulsar el veneno. Y para eso no puedes ser periodista, necesitaba ser otro. Gracias a George pude por fin llorar Sabra y Shatila.

-¿Por qué elige el teatro?
-Quería que George fuera a la guerra y tuviera miedo. Y ¿quién puede pedirle a la gente que se quite su ropa y se ponga otra, que se olvide de que es palestino o copto, de ser Antígona, Creonte o Hemón? El teatro era el único medio de intentar detener la guerra durante dos horas.

-Pero no se detiene. Y usted ha llegado a decir que, en un momento dado, le gustaba la guerra, como a George. ¿hay una fascinación?.
-(Silencio). No. Es que me sentía bien allí. Porque las relaciones humanas eran fuertes. La fraternidad, la amistad, el respeto en tiempos de guerra, la palabra dada… Es una cuestión de vida o de muerte.
-¿Y cómo es volver a la paz?
-Cuando volvía a Francia había cosas que no soportaba. La escena en la que George le grita a su hija porque llora al ver que se le ha caído el helado al suelo es verdad. No es posible que alguien le diga a su hija pequeña «lloras por una bola de helado cuando niños de tu edad son degollados a cuatro horas de avión de París». Yo lo hice.

-¿Qué pasó luego?
-Cuando le dije eso… Cuando vas a la guerra, dejas pedazos tuyos en todos los sitios, vuelves con la guerra dentro de ti. La mirada de mi hija en ese momento... Encontré en su mirada el miedo de los niños bajo las bombas. Por eso un día dije ¡se acabó!. Tengo que volver a aprender que una bola de helado es importante, que mi mirada tiene que ser la de un papá, no la de un loco que no soporta nada.
-¿Cuándo decide no volver a la guerra?
-Tarde. Poco antes del año 2000. Pero escribí La cuarta pared para que George fuera hasta el final, porque tenía que matar al bárbaro que hay en mí, al que conocí durante la guerra.

-Desde entonces vive en París. ¿cree que Francia tiene miedo?
-Miedo ¿de qué?.

-Del yihadismo, por ejemplo
-En absoluto. Los que tienen que tener miedo son ellos.

-¿Quiénes son ellos?
-Los que nos atacan
¿Quien nos ataca?
-En este momento, parece que son jóvenes franceses que leen el Corán al revés. Cuando mi hija de 5 años me preguntó si mataron a mis amigos [Charb y Cabu, caricaturistas de Charlie Hebdo] porque dibujaban y que si era peligroso que ella dibujara me dije. '¿Esos cabrones han asustado a mi hija? No. No. No. No. No'. ¿Este es el mundo que le ofrezco? Mi hija tiene derecho a llorar cuando se le cae la bola de helado y tiene derecho a dibujar. Cabu tiene derecho a dibujar y Charb tiene derecho a dibujar incluso cosas que yo no haría. Pues bien, ahí estamos: luchando contra gente que mata porque no les gusta un dibujo.

-¿Ahora está escribiendo?
-No. Acabo de terminar. El próximo libro saldrá en septiembre.
-Eso es una buena noticia...
-No sé si es una buena noticia pero… Mi padre murió el pasado mes de marzo y empecé a escribir la misma tarde de su muerte. Mi padre estaba loco. Murió en un hospital psiquiátrico, de hecho. Siempre estuvo loco, pero yo no lo sabía. Mi padre era pastor presbiteriano, paracaidista, agente secreto... Todo era falso. Cuando yo era pequeño cada mañana mi padre era diferente y la historia del próximo libro es esa..

Próximo libro del dia 6 maig Confusiones de sentimiento