dimarts, 31 d’agost de 2010

AL-SANAM. LA CAÍDA DEL ÍDOLO

AL-SANAM. LA CAÍDA DEL ÍDOLO

Francisco Javier Castro Miranda
ISBN: 84-96083-98-5
editoril ALHULI
Páginas: 250

AL-SANAM. LA CAÍDA DEL ÍDOLO es una novela digna de recomendar en los institutos ; una historia entre aventuras/histórica con un lenguaje directo y una trama sencilla pero en la que el lector/alumno enseguida se ubicará en la época cristiana (año 1145 D.C.) o el año 540 de la Hégira, durante la caída del imperio almorávide.

La introducción me pareció demasiado larga pero luego mientras me fui introduciendo en la lectura me di cuenta de que era necesaria. Los capítulos empiezan con una frase cada cual más bonita y notas a pie de página que nos traducen su significado del árabe.

La torre gaditana AL-SANAM (llamado también ÍDOLO) es la que da título a la novela. Fue una famosa torre en la ciudad de Cádiz que servía de faro en la época del Islam y sobre ella había una figura humana que indicaba la ruta para la navegación. Este ÍDOLO es el eje central de la novela con veinte capítulos muy entretenidos y descripciones de la historia del Al-Ándalus.

La novela es una apasionante leyenda de la Ciudad de Cádiz, conocida en la época como Yazirat-Qadis (Isla de Cádiz) pero no sólo es leyenda. Hay hechos narrados que ocurrieron realmente hacia el año 540 de la Hégira/1145 D.C. Sus protagonistas son Hisam y Alina que protagonizan una historia de amor entretenida y contada de forma natural con sus aventuras y conspiraciones. Sin embargo esta novela es además una historia coral en la que aparecen otros personajes como Ali ben Isâ, un almirante almorávide, que creía que EL IDOLO estaba construido en oro y mandó derruir la torre para hacerse con el preciado metal y así financiar la defensa de los almohades que ese año querían el poder de Al-Ándalus.

Los almohades querían la ciudad de Cádiz para incorporarla al imperio marroquí ya que Cádiz era una base naval muy importante en el Atlántico. De las ciudades andaluzas cercanas como Sevilla, Granada o incluso Córdoba tenemos mucha información pero de Cádiz yo desconocía todo lo que explica en la novela; un relato bien narrado por Francisco Javier Castro Miranda. Destaco la escena del temporal, narrada casi al final de la novela, el mar está muy bien descrito; hace que te inquiete y me impresiono mucho cuando describe cómo los palos de las velas podían resistir gracias a la pericia de los navegantes.

Los almorávides dejaron muy pocos testimonios, por lo que se ha tenido que investigar mucho para contarnos las aventuras de todos los personajes, unos reales y otros ficticios. La cultura andaluza riquísima en acontecimientos y poco estudiada es conocida a través del arte pues los almorávides nos dejaron bellas construcciones pero el arte almohade (Los Bereberes del Atlas) es más austero,

Gracias a José Antonio Delgado otra vez gracias, me ha descubierto un libro de su estimada ciudad de Cádiz, que recomiendo con pasión y lectura muy recomendable.