dijous, 26 de febrer de 2015

,

- El hijo de las costureras es la primera novela de Juan Manuel Álvarez Romero, un autor novel que con este libro pretende testimoniar un ambiente cercano, aun con personajes poco corrientes y extravagantes.
El prólogo de Edgar Borges ya nos abre el apetito diciendo que tiene gracia y encanto hilvanado el título de la novela de un modo explícito donde el protagonista es el hijo de una época y el hilo de su estructura (las venas ) deben estar cargadas de sangre
Juan Manuel Álvarez nos presenta la realidad vista a través de los ojos de un individuo que se siente víctima de su aspecto
Escrito en primera persona, homenajea a escritores y poetas tan dispares como son Herodoto, Proust, Balzac, Cátalo, Séneca y Machado pero sobre todo a Dickens y Thomas Mann que le dejó una profunda huella en el corazón, la música también tiene su sitio en este relato tan realista como cotidiano, la música es un arte que a Juan Manuel Álvarez le apasiona y nos explica como su maestro, el maestro, le introdujo uno de sus instrumentos preferidos, el violonchelo.
La estructura narrativa de esta novela es la clásica, planteamiento nudo y desenlace pero que a los lectores nos es difícil recordar que el argumento de la obra está basado en el drama, Juan Manuel Álvarez se las ingenia para esquivar la tragedia.
Libro muy descriptivo usando párrafos largos con lenguaje del habla popular, con hechos objetivos y lugares cotidianos, humanos y sociales, expone al ser humano con toques de una realidad dura, usando un lenguaje coloquial y muy poco sentimental.
Los personajes son testimonio de una época y una clase social determinada así como los oficios que desarrollan.
En el relato se reproduce los males de la sociedad transmitiendo ideas de una forma muy verídica, refleja muy fielmente la realidad con un estilo sencillo, sobrio.
La obra es un retrato de ese “otro yo" pues a través de las 250 páginas de " el hijo de las costureras " logra involucrarnos en el destino y mundo emocional de sus personajes que no son otros que abuelos, padres, tías y familiares amigos del protagonista.

Marta Farreras