dissabte, 20 de març de 2010

Retrato de un hombre inmaduro


Retrato de un hombre inmaduro

Luis Landero
TUSQUETS EDITORES
NARRATIVA (F). Novela
Noviembre 2009
Andanzas CA 706
ISBN: 978-84-8383-192-2
240 pág.

El libro Retrato de un hombre inmaduro es una novela divertida, reflexiva, espontánea. El hilo conductor es la voz , la voz de la conciencia, la busqueda de identidad, es la historia de la vida, es la historia del pasado... es un monólogo.

El narrador es un tendero del barrio de Chamberí, un hombre de 65 años del que nunca se llega a saber su nombre, que habla a una tercera persona desconocida como si fuera la última noche de su vida. Le habla a la enfermera del hospital, de la que tampoco se llega a saber nada, y le habla de lo que ha sido su existencia.

La narración es en primera persona, un relato que no tiene orden cronológico, hay saltos en el tiempo, no hay capitulos, pasa de una historia a otra, de un personaje a otro.

Joseph B Macgregor, conociendome y con el cariño que le caracteriza, me regaló el libro en el que fui haciendo anotaciones; está lleno de " aforismos ", de frases subordinadas que nos hablan de la mala conciencia, de no haber aprovechado el tiempo, de las pequeñas cosas de la vida.

Sus personajes son diversos y entrañables sin que haya ninguno que sobresalga; son cotidianos: uno de ellos, un practicante de barrio, mide el tiempo por perros. Como los perros viven alrededor de 15 años concluye que "..la esperanza de vida del hombre en España es como mucho de cinco perros y medios". Landero pone en boca del personaje principal lo siguiente "Yo era bueno no por el bien que hacía, sino por el mal que dejaba de hacer" el narrador habla de un modo indirecto de su vida simple y sin grandes acontecimientos."

Novela de escritura ligera pero difícil de reseñar. Igual paradoja es la que tiene el protagonista que ama el silencio y habla habla sin cesar. De forma natural y con humor nos situa en una noche, es lo que dura el monologo, el retrato de un hombre inmaduro pero ¡¡Otra paradoja,!!... aun gustándome y siendo un libro muy recomendable todo lo que cuenta acaba cansándome. Es un libro que hay que dejar y seguir leyendo diferentes momentos .

Somos hijos legítimos de la realidad y bastardos de la ficción, dice el narrador.

Nos habla tambien ya en el tramo final del poder: "También yo me dedico, como no, a joder al prójimo, porque en eso precisamente consiste el disfrute del poder, pero no al personal de a pie."

Otras de las reflexiones irónicas son sobre el matrimonio: "Creo que nunca hemos formado una pareja con vínculos sentimentales sino una pequeña empresa de servicios domésticos".

El humor y la ironia la plasma en otro personaje llamado Chicoserio, que compraría en un fin de semana todos los condones de las farmacias del barrio y adyacentes para que la gente no pudiera follar, todo el pan de las panaderías, las entradas del fútbol y los toros, dejaría sin vino a los borrachos, sin putas a los puteros. Solo para que el resto de la gente "... se jodan como me jodo yo.." por esto digo, que la reseña es dificil para mi, porque seria escribir frases, frases que Landero va plasmando en el libro
Está es la historia también de Florentino, el hombre de la silla de ruedas, Doña Catalina, el fontanero, el director del periódico de barrio el escritor y retrata como Luis Landero sabe hacerlo los lugares donde sucede la historia

En una entrevista con a Europa Press y en referencia al título del libro, Landero explicó que un hombre inmaduro es aquel que lleva una "conducta errática, sin referencias claras o quizás, con demasiadas referencias, que es lo que ocurre hoy en día".

MARTA FARRERAS
Publicado por josephb macgregor en 15:36 0 comentarios